CINE DE TERROR (1ª Parte – AÑOS 70 y 80)

El cine de terror es un género cinematográfico que se ha caracterizado por provocar en el espectador unas sensaciones de pavor, miedo, disgusto, repugnancia (aunque la repugnancia se la dejaría al género gore) u horror. Sus argumentos frecuentemente desarrollan la súbita intrusión en un ámbito de normalidad de alguna fuerza, evento o personaje de naturaleza maligna, a menudo de origen criminal o sobrenatural.

El cine de terror se basa de la literatura de las supersticiones o de leyendas tradicionales, así como de temores y pesadillas nacidos de contextos socioculturales mucho más actuales y precisos. Por una parte, de la novela de terror, nacida en la segunda mitad del siglo XVIII; por otra, de la tradición oral del cuento de miedo, ampliamente desarrollada en las sociedades rurales de todas las culturas. De aquí, en último término, surgirán los elementos y personajes básicos utilizados en las películas de este género: los vampiros, el hombre lobo, los monstruos, fantasmas, brujas, zombis, así como las desdichadas réplicas humanas, a lo Frankenstein.

Otras señas de identidad del género son un uso muy particular de la iluminación, que muchas veces tiende a inspirarse en la pintura romántica alemana del siglo XIX, la cual se caracteriza por el recurso frecuente al claroscuro, a los contrastes de colores y los tonos penumbrosos, efectos muy apreciables en el cine expresionista de los primeros años (Murnau, Fritz Lang). Los espacios o escenarios más visitados serán la noche, la casa abandonada, el castillo, las ruinas, el laboratorio lúgubre, el bosque o el erial sombrío, el jardín decadente, que han terminado conformando un catálogo de "lugares" comunes. Asimismo, nunca debe faltar una banda sonora densa y sugerente (El resplandor, Psicosis, Tiburón…), junto a unos escalofriantes efectos de sonido (El exorcista, Alien, Drácula de Coppola…).

El público se siente atraído hacia este tipo de películas precisamente por los estímulos emocionales novedosos e intensos que recibe, es decir, lo insólito-escabroso inscrito momentáneamente en la rutina diaria. Los efectos fisiológicos que experimenta el espectador horrorizado en su butaca incluyen fuertes subidas de adrenalina, con dilatación de pupilas, aceleramiento cardíaco y respiratorio, y sudor frío, todo lo cual por lo común se cierra con un desahogo final, en el cual, de acuerdo con el remate que haya tenido la historia, reinará el consuelo o el desconsuelo.

El motor sensacionalista en estas películas es, en muchos casos, la exhibición de la crueldad, humana, bestial o sobrenatural, como representación del Mal, en cualquiera de sus muchas variantes, y esto explica que la gran competencia comercial en esta industria haya generado una escalada indiscriminada de contenidos truculentos en el género a lo largo de los últimos años.

Aparte del Mal y muy ligado a él, lo oculto o misterioso, como es lógico, define también al cine de terror como género, y lo hace tanto en el plano arquetípico como en su desarrollo escenográfico. Lo oculto sugerido sirve tanto para referirse a la temática del cine de terror (lo oculto del inconsciente criminal, lo oculto de los monstruos siempre escondidos en las entrañas de la sociedad, lo oculto de nuestras tendencias y deseos más inconfesables…), como a su caracterización y puesta en escena, a veces tendente, como en el suspense, a escatimar información al atribulado personaje, información ya conocida por el público, que, impotente en su butaca, espera angustiado acontecimientos. Otras veces se procede a la ocultación y sugerencia a través de la exacerbación engañosa del decorado, de la manipulación de la fotografía, del maquillaje, etc., o por medio de la más pura y simple privación de los elementos implicados, como en la técnica del fuera de campo (la escena terrorífica transcurre fuera del objetivo de la cámara, la cual se centra en sus aledaños; el espectador únicamente "la escucha" o imagina); la interposición del personaje entre la cámara y el elemento terrorífico, etc.

A principios de los años setenta encontramos dos ejemplos muy notables: El exorcista (William Friedkin, 1973), considerada por muchos críticos la película más terrorífica de la historia del cine, y la técnicamente magistral Tiburón (1975), de Steven Spielberg. El exorcista es una de las pocas películas del género que tuvo una buena acogida por parte del público, hasta el extremo de llegar a convertirse en un fenómeno cultural.

Probablemente, buena parte de su éxito se sustenta en la austeridad y realismo de la historia, así como en la dicotomía que en ella se plantea entre la ciencia y el laicismo contemporáneo, por un lado, y formas de creencia y religiosidad con carácter terrible aparentemente ya superadas. Inspirada en un supuesto hecho real, consiguió dos Oscar y cuatro Globos de Oro. Muchos años después, se reestrenó en cines con un nuevo montaje, que incluía escenas descartadas; a destacar la de la niña bajando las escaleras a cuatro patas con el torso del pecho hacia arriba y espalda hacia abajo como si de una araña se tratase (espeluznante totalmente)

En 1977 apareció una secuela llamada Exorcista II- El Hereje, misma que no tuvo éxito en taquilla, y que fue considerada como una pésima película, con una trama y diálogos ridículos en demasía y que creo qu eni merece la pena que recordemos ni quemencionemos.

En 1990, un tercer capítulo fue traído de la mano del mismo William Peter Blatty, creador de la original, basándose ésta vez en su novela Legión. (cual fue la verdadera secuela de el exorcista, con la historia del Padre Dyer y el Teniente Kinderman, y el reencuentro con quien creían muerto: el Padre Karras) Para William Peter Blatty la secuela a esta pelicula seria "The Ninth Configuration", llamada aquí El Exorcista III dirigida por él mismo en la que se cuenta la historia del astronauta amigo de la madre de Regan.

En 1990 salió una película llamada Repossessed (Reposeida), que aunque no es una continuación de la saga, es figurativamente un cuarto capítulo de la historia, ya que es una comedia con la misma secuencia del exorcista donde el actor Leslie Nielsen interpreta al cura que exorciza, y la misma Linda Blair es la poseida, pero ya siendo una mujer casada y con hijos, no se le puede considerar directamente un cuarto episodio puesto que el nombre del personaje de la protagonista no es el mismo que en la original (Nancy Aglet).

Una nueva veta explotada por el terror en esta década fue la de los poderes paranormales. El gran precedente en dicho terreno fue el filme

Carrie (1976) película estadounidense dirigida en 1976 basada en la novela de terror de Stephen King del mismo título. Carrie es una adolescente marginada por la influencia perniciosa de su madre –una esquizofrénica con una fuerte obsesión por su propia interpretación de lo bíblico- que la hacen el blanco de burlas en el colegio, ya que no entienden ni su timidez ni su ignorancia. Un acontecimiento para ella traumático –su primera menstruación ocurrida en las duchas, seguida de la burla impiadosa de sus compañeras- desencadena también el desarrollo progresivo de sus poderes telequinéticos, que estallan en todo su esplendor al final de la película, con la realización del baile de fin de año. El personaje está encarnado como una víctima que termina victimizando a su entorno, debido a un complot que corta de cuajo toda reconciliación de Carrie con un mundo “normal” en el que había empezado a depositar sus ilusiones. La película fue dirigida por Brian De Palma, quien posteriormente incursionó en el terror psicológico con Vestida para matar (1980).

La mixtura de terror y ciencia ficción transitada en literatura por Lovecraft, reaparece con la excelente Alien (1979), de Ridley Scott, que narra la terrorífica lucha contra un monstruo extraterrestre indestructible a bordo de un carguero espacial. El filme dio origen a varias secuelas de calidad irregular.

Los años 80 estuvieron acaparados por los seriales de "terror adolescente", cintas sin grandes pretensiones artísticas aunque sí económicas, dirigidos a un público muy determinado. Esta modalidad sigue abarrotando salas en nuestros días. En 1980, se estrenaría Friday the 13th (en España y países hispanohablantes traducido como Viernes 13), de Sean S. Cunningham, arranque de una saga de películas en las que el gestor terrorífico es un salvaje asesino que actúa en la oscuridad. De 1984 es la primera entrega de Pesadilla en Elm Street, firmada por otro especialista, Wes Craven. La precursora de la modalidad había sido Halloween (1978), de John Carpenter, director igualmente muy proclive al género.

La serie Creepshow, de Stephen King y George A. Romero, pertenece también a esta época. Otros filmes interesantes: La cosa (1982), de John Carpenter; Re-animator (1985), de Stuart Gordon; Hellraiser (1987), de Clive Barker. El canadiense David Cronenberg acertó nuevamente de lleno con La mosca (1986, remake de una gran cinta de los años 50 protagonizada por Vincent Price), y con Inseparables (1988). Visualmente muy poderosa, la película de zombis Terroríficamente muertos (1987), de Sam Raimi. Cerraría esta década una de las mejores adaptaciones sobre la obra del novelista Stephen King: El cementerio viviente, de Mary Lambert (1989).

No deben olvidarse otros grandes hitos del cine de terror de calidad surgidos en el último tercio del pasado siglo: La semilla del diablo (1968), de Roman Polanski, La matanza de Texas (1974), de Tobe Hooper, La profecía (1976), de Richard Donner, El resplandor (1980), de Stanley Kubrick, Poltergeist (Tobe Hooper, 1982), Videodrome (David Cronenberg, 1983), etc…

Una de las películas de terror que más marcó mi infancia (y eso que no es que fuese apta para todos los públicos) fue Poltergeist – Fenómenos extraños, la primera vez que vi esta película pasé mucho miedo, sobre todo el mirarme en un espejo no fuese que se me callese la carne a trozos como en la película. Steve y Diane Freeling forman un matrimonio con tres hijos que, de repente, se ven envueltos en el centro de un aterrador fenómeno extraño. La primera en darse cuenta de la situación es la hija pequeña, Carol-Anne, que una noche baja al salón y se acerca a la pantalla de televisión. En ese momento siente la presencia de una fuerza misteriosa detrás de la pantalla. Es a partir de entonces, cuando se desencadenan extraños sucesos que culminan con la desaparición de la pequeña Carol-Anne.

Al parecer la casa había sido construida sobre un cementerio, se suponía que los cadáveres serian re-enterrados en otra parte, pero lo único que hicieron fue, mover las lápidas.

Poltergeist fue estrenada el 4 de junio de 1982 e inmediatamente se convirtió en una de las mejores películas de terror de la década, y tal vez de todos los tiempos. Basada en un episodio de la serie Twilight Zone, llamado "Pequeña niña perdida", Poltergeist hizo que todos lo pensaran dos veces antes de ver la imagen de la estática en televisión.

El filme Poltergeist estuvo a la vanguardia en su época. Fue una producción gigantesca, llena de efectos especiales, que capturó la imaginación de todo tipo de audiencias.

Otra película que me dió escalofrios fue Al final de la escalera en la cual una noche, el compositor John Russell se despierta bañado en sudor como consecuencia de una pesadilla, y vuelve a oír el extraño ruido procedente de una de las habitaciones del piso de arriba. Desde la terrible muerte de su familia, John ha estado viviendo en esa casa solitaria a la que se trasladó con la esperanza de recuperar la paz interior, pero paz es algo que no ha hallado, pues en numerosas ocasiones ha creído ver el cadáver de un joven. Cuando empieza a creer que ha perdido el juicio, registra la casa y descubre una entrada secreta a un antiguo cuarto infantil olvidado desde hace mucho, donde encuentra una silla de ruedas y una caja de música. John siente que allí ha sucedido algo terrible e intenta establecer contacto a través de un médium. La siniestra sesión de espiritismo revela que un espantoso crimen ha quedado sin vengar.

Una de las escenas que se me quedó grabada de esta película es cuando el protagonista tira una pelota no sé si a la basura o a una alcantarilla y en un momento dado en la casa escucha un ruido de algo y cuando se acerca a la escalera ve esa misma pelota bajando por las escaleras

La Profecía es una película de terror de 1976 dirigida por Richard Donner y protagonizada por Gregory Peck, Lee Remick, David Warner, Harvey Stephens, Billie Whitelaw, Patrick Troughton, Martin Benson, y Leo McKern. Está basada en una novela de David Seltzer. La película narra la historia de Damien, un niño que fue adoptado por un embajador de Estados Unidos al momento de nacer. La familia de Damien ignora que él es el hijo de Satanás y está destinado a ser el anticristo.

¿No os recuerda la portada a algo COPIADO?, pues si…Alex de la Iglesia copia parte de esta portada para la suya en El día de la Bestia

El niño que la verdad que es para asustarse con un niño así y con esa mirada empieza a dar muestras de una actitud extraña desde el comienzo de la película cuando una de las niñeras del niño se suicida delante de un montón de personas diciendo al niño que lo hacía por él, luego la aparición de la nueva niñera y el perro que protege al niño, el ataque de los monos en el zoológico cuando ven a Damien y cuando los padres van a la Iglesia y el niño lleno de pavor ataca a sus padres en el coche. El padre se da cuenta por sus propios medios que el niño es el anticristo cuando le corta parte del pelo de su cabeza y ve grabado los tres seis en su cabeza, posteriormente la madre muere en un accidente provocado por el mismo Damien y su bicicleta, lo curioso es que cuando alguien muere delante de él, Damien sonrie o pasa de la persona que muere…y el final de la película pues buenísimo…no lo cuento porque a lo mejor alguien no la ha visto…Es la primera película en mostrar una decapitación.

The Omega Man (El último hombre vivo) de 1971; es una película remake del film El último hombre sobre la Tierra protagonizado en 1964 por Vincent Price, este último basado en la novela I Am Legend (Soy Leyenda) de Richard Matheson. Esta película la protagonizó Charlton Heston siendo un remake que tomó como motor la premisa de la guerra fria y el miedo a los ataques nucleares enfocado en ese entonces en la desaparecida URSS que alcanzan su auge máximo en la Crisis de los misiles en Cuba y que dominaría gran parte de las dos décadas posteriores y que se reflejan burlonamente en producciones como Dr. Strangelove.

Sería en parte influenciada por La noche de los muertos vivientes de 1968 y el subgenero de los zombies aunque no de manera concisa.

Las escenas de la ciudad fueron rodadas en el centro de Los Ángeles. Los productores habían previsto construir grandes decorados con calles y tiendas desiertas, pero resultaron demasiado caros. Por ello se decidió realizar las tomas durante los fines de semana y a primera hora de la mañana.

Sin duda entretenida deja muchos aspectos fuera de la novela como la soledad, la definición del ser y la sociedad (el concepto de vampiro de los "resucitados", el temor a la cruz, el ajo y su perspectiva desde otras culturas), así como el cambio y la desadaptación a un mundo al que se es ajeno y que nos teme porque somos diferentes, del cual, el título aglomera en las palabras finales del libro: I am Legend.

 

MUCHAS OTRAS PELÍCULAS DEL GÉNERO DE TERROR

YA QUE ANDAS POR AQUÍ VOTA POR MI BLOG, GRACIAS 

About these ads
  1. #1 por Almu el 11 junio, 2008 - 10:36

    ¡¡¡que peliculas tan buenas!!!
    soy una gran fan del cine de terror, uno de mis géneros favoritos junto con la ciencia ficción y las aventuras. La verdad es que me da pena, porque ya no se hacen pelis de terror como estas, ahora son todas iguales y previsibles (al menos en cuanto al cine amerciano se refiere, porque hay pelis españolas de terror y de otras nacionalidades realmente buenas, vease REC o el Orfanato, por ejemplo). De las que has puesto, me sería muy difícil elegir, porque todas ellas están entre mis favoritas…
    EY! yo también estoy deseando que estrenen the happening!! ya solo quedan 3 días!! este viernes no me la pierdo!!! shymalan siempre me sorprende, y actualmente eso en el cine es muy difícil. En ninguna de sus películas me ha defraudado, y por el trailer de esta, sé que tampoco me defraudara!
    Por cierto, a mí también me encanta tim burton y Jhonny Depp! y estamos de suerte porque ya están trabajando juntos en su próxima pellícula!!
    Bueno, muchas felicidades por la boda, que vaya todo genial y espero que no sea cierto que desaparezcas! jejeje
    besitos
     
     

  2. #2 por John COMMAND el 22 julio, 2009 - 22:49

    QUE BELLEZAS DE JOYA OIS YO SOI AMANTE DEL TERROR DELOS 80S TE DEJO MI MSN QUIERO CONSEGUIR LAS COPIAS OALGUN CITIO PARA BAJARLAS DESCARGARLAS MI MSNE S johncommand-13@hotmail.com espero respuesta gracias

  3. #3 por Ricardo Alonso el 5 octubre, 2009 - 20:48

    Podrías agregar una corriente italiana conocida como cine mondo con sus ""documentales"". También falta Darío Argento exponente del subgenero Giallo. Pero ahora sé que películas ver de este género ,que ultimamente me está interesando.Las películas de Roger Corman también se clasifican como cine B.

  4. #4 por jhonatan el 5 abril, 2010 - 0:56

    waOo!!! me has hechO recOrdar muchO! y algunas pelas Q estan ahi me faltan en mi gran cOlecciOn!! del generO Q mas amO el!!TERROR!es lO maximO!! Oie si nO fuera mOlestia sabes dOnde puedO cOnseguir algunas de estas peliculas!!?¿ agradeceria tu respuesta!! y ty blOg esta super"!! me encantO!! saludOs!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: